Logo de l'OEP

Edito

El plurilingüismo en el desarrollo sostenible, tema de la 5ª Conferencia Europea sobre Plurilingüismo, un triple reto: científico, político y de los medios de comunicación (2ª convocatoria de ponencias - El plazo se amplía hasta el 31 de enero de 2019)

Última actualización: 16 Nov 2018

Al establecer una red de vínculos entre las lenguas y el desarrollo, estamos entrando en un ámbito en el que las cuestiones lingüísticas rara vez están presentes, mientras que muchos de los trabajos sobre lenguas se refieren en realidad a cuestiones de desarrollo.

Al elegir "desarrollo sostenible" como tema del 5º Congreso, nos hemos preguntados como lingüistas sobre la validez de la expresión "desarrollo sostenible". Como si el "desarrollo sostenible" fuera más o menos que el desarrollo. La adición del adjetivo puede expresar una restricción en relación con el significado de la palabra desarrollo o, por el contrario, una extensión para decir que el desarrollo sostenible es más que el desarrollo. En cualquier caso, la asociación de los dos términos es absurda, porque el desarrollo no puede dejar de ser sostenible, porque si no lo es, ya no es desarrollo. Y no diga que "sostenible" es una mala traducción de "sostenible", porque el desarrollo insostenible tampoco es desarrollo y no puede ser sostenible.

De hecho, el término, que apareció en los años sesenta para designar un programa mundial centrado en los aspectos medioambientales, se basaba claramente en objetivos de comunicación. Jacques Chirac, con razón (véase el texto anterior de la exposición de 2016 en los estrenos del Museo de las Artes), llamó la atención sobre las lenguas en peligro y sobre "la diversidad cultural como uno de los pilares del desarrollo sostenible". Que así sea! Pero cuestionar todos los aspectos del desarrollo a la luz de las cuestiones planteadas por las lenguas y la lengua, plantear la cuestión de la relación entre las lenguas y la lengua y el desarrollo económico, social y cultural, es lanzar un triple desafío, científico, político y mediático.

El desafío científico es ante todo epistemológico en el sentido de que debemos saber de qué estamos hablando cuando hablamos del lenguaje. Mientras las lenguas sean consideradas como gramáticas, será imposible progresar.

El reto es también un reto universitario debido a la necesidad de ir más allá de los campos disciplinarios.

El debate no es nuevo y algunos dirán que incluso ha quedado obsoleto. En efecto, hay psicolingüistas, sociolingüistas y lingüistas cognitivos. Gran parte de la investigación se ha centrado en los problemas lingüísticos de las empresas y organizaciones. También se ha estudiado el impacto económico de las lenguas. Por lo tanto, hace mucho tiempo que la lingüística ha estado fuera de su ámbito de aplicación y el estudio de las lenguas y de la lengua se ha convertido en una parte integral de muchos campos. Pero para los grandes campos disciplinarios, el lenguaje sigue siendo un objeto mal identificado que no tiene lugar real.

Independientemente de los investigadores que hayan integrado las lenguas y el lenguaje en su campo de estudio, la primera pregunta para la gran mayoría de los investigadores es cuál es la representación de las lenguas y el lenguaje que prevalece.

Se trata de un texto muy representativo de carácter muy simplista que probablemente una gran mayoría de científicos, y no son los únicos, componen las lenguas y el lenguaje.

"O la operación que consiste en una traducción de un idioma a otro (nota: suponemos que las palabras de cada idioma corresponden a uno a uno). Los elementos a los que se refiere son las palabras. Si empezamos con palabras en francés y las traducimos del francés al inglés, luego del inglés al español, podemos volver al francés original traduciéndolas del español al francés, que sigue siendo parte del paquete de traducción. Este conjunto de operaciones, que transforma las expresiones lingüísticas de cada palabra, tiene como invariante el significado de estas palabras. »

Este pequeño fragmento de La pensée scientifique moderne de Jean Ullmo (Flammarion, 1969, p. 258) es típico de una concepción rudimentaria del lenguaje y de la lengua. Evidentemente, Jean Ullmo no pretendía actuar como lingüista, pero el mero hecho de que se basara de esta manera en el ejemplo de la traducción para apoyar su demostración demuestra la magnitud del déficit cultural general de una gran parte de la comunidad científica en lo que se refiere a las lenguas y el lenguaje. Y es probable que la situación sea la misma hoy que hace medio siglo, cuando Jean Ullmo escribió su libro.

Porque, en efecto, en el fondo hay un problema de cultura general que afecta a toda la sociedad.

Si, por el contrario, consideramos el lenguaje como un entorno (como ya lo concibió Leibniz), en el que vivimos las 24 horas del día y desde el primer día hasta nuestra muerte, hacemos un cambio total de perspectiva.

Si el lenguaje está en todo y en todas partes, es probable que esté relacionado con el desarrollo y, por lo tanto, con el desarrollo sostenible.

Hervé Le Bras y Emmanuel Todd escriben sobre la invención de Francia (Librairie générale française, 1981, p. 269): "En el norte de Francia, campesinos y burgueses se han embarcado en la asombrosa aventura de la alfabetización masiva. En lugar de congelar la sociedad, la educación universal la empuja y la pone en movimiento. Al cambiar las relaciones humanas elementales y tempranas, perturba la antropología del barrio. Ir a la escuela, seguir un horario, callarse, obedecer a un maestro, conectarse con los compañeros de clase, todas estas actividades reemplazan el aprendizaje familiar en el campo y en la noche. El entorno escolar concreto transforma las relaciones humanas tanto como el contenido de los libros. "Y más adelante (ibid. p. 276) "el progreso de la educación ignorará a París y se desarrollará esencialmente a partir de Lorena en dos corrientes: una se extenderá hacia todo el oeste y la otra hacia el sur".

A través del tema de la educación y la alfabetización, Hervé Le Bras y Emmanuel Todd tratan bien el lenguaje y la lengua, y la relación que establecen con el desarrollo es inmediata.

Podríamos posponer el enfoque sobre África, que se viene desarrollando desde hace unos veinte años. Afortunadamente, la investigación está empezando a surgir (ver la red POCLANDE). La educación y las lenguas constituyen el núcleo del desarrollo de África.

Por lo tanto, plantear la cuestión de la relación entre las lenguas y el desarrollo es una cuestión científica de la máxima importancia, es un reto científico, pero también un reto político.

La idea más extendida en los círculos políticos sobre las lenguas es la de la lengua como herramienta de comunicación.

La gran mayoría de los lingüistas son los primeros en tener la culpa de revelar este concepto erróneo. Porque antes de permitir la comunicación, hay que tener algo que comunicar. Sin embargo, el lenguaje es inseparable del acto de pensar. Para Vygotski, "el pensamiento se realiza en la palabra" (Thought & Language, The Dispute, 1957-1997) y para Chomsky, que refuta enérgicamente el dogma de la comunicación, "el lenguaje es esencialmente un instrumento de pensamiento" (¿Qué clase de criaturas somos nosotros? Es lamentable que se haya utilizado la idea de un "instrumento", sugiriendo que el lenguaje y el pensamiento podrían ser separables, lo cual no es idea de Chomsky.

La idea de la lengua como herramienta de comunicación, o el lenguaje gramatical, dos ideas diferentes que van de la mano, es la idea dominante. Por ejemplo, la "base común de conocimientos, competencias y cultura", que constituye el artículo L. 122-1-1-1 del Código de Educación francés, es un ejemplo perfecto de ello. La base común, establecida por decreto de 11 de julio de 2006, se basa a su vez en la ley de 23 de abril de 2005 sobre la orientación y el programa para el futuro de la escuela, y consta de cinco áreas de formación que definen los principales retos de la formación durante la escolarización obligatoria.

La primera área es "lenguajes para pensar y comunicar", lo que es un buen comienzo. Pero la lengua francesa, las lenguas extranjeras y, en su caso, las lenguas regionales, están al mismo nivel que las lenguas científicas, las lenguas informáticas y las lenguas de los medios de comunicación, así como las lenguas de las artes y del cuerpo, mientras que la lengua o lenguas maternas son la base de todos los demás aprendizajes.

Y para clavar el clavo, las humanidades, las representaciones del mundo y de la actividad humana, la comprensión de las sociedades en el tiempo y en el espacio, la interpretación de sus producciones culturales y el conocimiento del mundo social contemporáneo, ocupan el quinto lugar, como si el acto de pensar fuera un acto puramente especulativo que pudiera separarse de su entorno.

Entre ambos, encontramos la gestión de proyectos y el trabajo en equipo, y curiosamente "la formación de la persona y del ciudadano", que apunta a la vida en sociedad, a la acción colectiva y a la ciudadanía, a la formación moral y cívica respetuosa de las elecciones personales y de las responsabilidades individuales, como si estas cuestiones no tuvieran nada que ver con la comprensión de las sociedades en el tiempo y en el espacio y de sus producciones culturales.

Existe una gran confusión, cuyo rasgo común es la negación del hecho lingüístico. La cultura general de la que estamos impregnados ignora totalmente el hecho lingüístico. Un manual de cultura general, que no mencionaremos, trata el hecho lingüístico en una veinticincoava parte de 48 hojas, que limita con "autoridad", "contrato", "suburbano", "héroe", "intelectual", "espectáculo", "viejo", etc. O un conocimiento totalmente fragmentado en el que es difícil distinguir algo más que un simple barniz para superar con éxito los exámenes orales, es decir, lo contrario de una cultura real.

El desafío político conduce a un desafío mediático en un contexto marcado por la revolución digital, que trae consigo lo mejor y lo peor. El entorno de los medios de comunicación comparte inconscientemente el dogma lingüístico dominante.

Por lo tanto, plantear la cuestión de la relación entre lenguas y desarrollo es obligarse a alejarse de un debate puramente científico y situarla también en la vida concreta y cotidiana que los medios de comunicación no deberían poder ignorar: invitar a los científicos y a los medios de comunicación a trabajar, sin duda de manera diferente, pero sobre los mismos temas.

Traducción realizada con el traductor www.DeepL.com/Translator

5ª Conferencia Europea sobre Plurilingüismo - 23-24 mayo de 2019, Bucarest

https://assises.observatoireplurilinguisme.eu/es/inicio